El Ejercicio Modifica el ADN

A menudo pensamos que los genes que hemos heredado al nacer son estáticos y nuestra buena o mala salud ya está determinada por el resto de nuestra vida.

La ciencia de la epigenética nos dice que este concepto es completamente erróneo y que nuestro ADN es dinámico y continuamente es influenciado por factores que afectan o benefician la salud, como la alimentación, el medio ambiente que nos rodea, el grado de estrés y por supuesto, la actividad física que se desarrolla.

El ejercicio, practicado aún en forma moderada, es capaz de modificar en cuestión de minutos nuestro ADN. Si bien no puede cambiarse el código genético individual, el ejercicio influye en las moléculas del ADN de los músculos. El ADN puede alterarse estructural y químicamente con el ejercicio y este cambio se expresa de diferentes formas en los procesos metabólicos que nos protegen de las enfermedades crónicas.

Estas señales de modificaciones a la reprogramación genética pueden observarse en la fuerza muscular en general, así como en el mejoramiento estructural y metabólico del cuerpo, derivado de la actividad física. Debemos recordar que nuestros músculos son plásticos y se adaptan de forma rápida a la actividad que se realiza. Por esta razón, se produce la conocida respuesta de que “músculo que no se usa, se pierde”.

La práctica de ejercicio moderado por cortos períodos de tiempo, influye positivamente en la expresión del ADN e implica el aumento o la eliminación de marcadores químicos en la cadena de ADN, que pueden cambiar rápidamente de acuerdo a factores tales como la composición nutricional de la última comida, los contaminantes en el medio ambiente o al ejercicio ya sea de alta o de baja intensidad.

El ejercicio, aún moderado, es “medicina” y parece que también actúa alterando nuestro genoma para mejorar nuestra salud.

Si deseamos tener mejor salud, es necesario comer sanamente y hacer un poco o un mucho de ejercicio diariamente, de acuerdo a nuestra edad y condición física para modificar positivamente nuestros genes.