Beneficios del Ayuno Nocturno

Una forma muy fácil de darle descanso al sistema digestivo es hacer una costumbre de la pausa digestiva durante la noche.

El hábito de no comer durante la noche, es un gran apoyo al proceso natural de depuración del cuerpo, pues durante la noche se favorece la eliminación de la materia de la digestión y se le ayuda a la desintoxicación del organismo.

Este hábito favorece también la pérdida de peso e incrementa la capacidad digestiva, además de mejorar la asimilación de nutrientes.

La práctica de comer a media noche o durante la madrugada, es una abierta interrupción a los procesos naturales del ciclo de alimentación del organismo, en el que una parte muy importante es la de la limpieza o depuración metabólica.

Cenar muy ligero antes de las 8 de la noche y desayunar nutritivamente a las 8 de la mañana es la mejor manera de mantener al cuerpo gozando de la energía que requiere para obtener una noche de descanso plácido y comenzar el nuevo día.