Antigua Cura para la Diabetes

El jengibre es la raíz de la planta zingiber officinale, que se ha utilizado desde tiempos muy antiguos por las amas de casa, aconsejadas por la sabiduría popular, para los más diversos fines curativos.

Uno de los usos menos conocidos, pero no por ello menos importante, es su capacidad para lograr que el páncreas libere insulina, para favorecer el metabolismo de las grasas y por sus efectos capaces de disminuir los niveles de azúcar en la sangre.

Por lo general, se utiliza en combinación con otros remedios para ayudar a los diabéticos a controlar sus niveles de azúcar en la sangre y para mejorar la función de su corazón.

Los ingredientes activos en el jengibre son esas sustancias que le dan sus principios picantes. El jengibre ha demostrado tener efectos protectores para el hígado, riñones y ojos de los diabéticos y reduce las complicaciones del Sistema nervioso en estas personas. En muchos casos, el uso solo del jengibre puede ser un sustituto natural de los hipoglucemiantes farmacéuticos en personas con diabetes tipo 2.

En estudios médicos se ha demostrado que los pacientes diabéticos que toman solo 3 gramos de polvo de jengibre durante tres semanas seguidas, experimentan mayor sensibilidad a los niveles de insulina y este es tan solo uno de los beneficios del jengibre.

Entre los otros beneficios que se han comprobado con estudios de laboratorio, son sus propiedades efectivas para controlar los niveles de azúcar en sangre, que se deben a la acción asociada a la inhibición de las enzimas clave para controlar el metabolismo de los carbohidratos y el aumento en la sensibilidad a la liberación de insulina, que se refleja en mejor absorción de la glucosa en los tejidos adiposos periféricos, y en los músculo-esqueléticos. Los importantes efectos para que tiene el jengibre para disminuir los lípidos contribuye a mejorar la resistencia a la insulina.

Sus efectos protectores para las complicaciones de la diabetes, también son aspectos importantes de sus beneficios, los nulos efectos tóxicos, lo que le brinda al jengibre además de este amplio margen de seguridad en cuanto a toxicidad, la capacidad para convertirse en un excelente agente complementario para controlar la hiperglicemia en la diabetes.

Cura de Desintoxicación con Jengibre
Una de las razones por las que el jengibre es tan eficaz, es que ayuda a desintoxicar el organismo. Si usted tiene problemas con sus niveles de glucosa o es diabético, practique el ayuno de desintoxicación con jengibre durante dos días. Hierva en un litro de agua, una cucharadita de jengibre en polvo. Deje enfriar a temperatura ambiente y beba.

Después de este ayuno, se deberá seguir con cinco días de una dieta en la que solo se tomará sopa de frijol mungo germinado o sopa de verduras con ajo y hierbas aromáticas como estragón, jengibre o tomillo que son todas hierbas curativas por derecho propio.

Pasados estos cinco días de dieta con sopa, puede reanudarse una dieta sana normal.

Mientras se realiza esta cura de desintoxicación, practique ejercicios de yoga que también son de gran ayuda en la diabetes. Ciertas posturas de yoga favorecen al sistema endocrino y ayudan a perder peso. También la yoga es de gran ayuda para los enfermos que sufren estrés y para expulsar toxinas.

El agua de jengibre preparada así, es también una excelente ayuda para quienes sufren alergias estacionales, resfriados o se sienten cansados y con fatiga mental, lo cual es una señal de que su cuerpo necesita desintoxicarse.

Si se practica esta cura de desintoxicación con jengibre una vez al mes, se reducen los niveles de mucosidad en el cuerpo, se reduce la inflamación y la rigidez, ayuda a bajar de peso y a controlar los niveles de azúcar en la sangre. Quienes padecen diabetes, notarán que sus niveles de sensibilidad a la insulina se reducen notablemente y con el tiempo se eliminan totalmente.