Remedios Caseros para Sudor Excesivo

El cuerpo elimina toxinas y otras impurezas mediante el sudor, pero cuando la sudoración es excesiva, se puede convertir en un problema.

Todo el mundo suda en el área de las axilas, esto es completamente normal ya que el cuerpo tiene que transpirar. Pero, también hay personas que sudan excesivamente y para ellas es que enumeramos algunos de los remedios más conocidos, así como acciones que podemos realizar para disminuir esta molestia.

Exfoliar la Piel de las Axilas
En ocasiones los poros obstruidos de la piel de las axilas produce una sudoración más profusa en otras áreas del cuerpo como la cabeza o la espalda. Se puede exfoliar la piel con un poco de azúcar en grano mezclada con una cucharada de aceite ya sea de almendras o de oliva y en seguida lavar como de costumbre.

• El depilar o rasurar las axilas periódicamente lleva también a eliminar un factor como el vello axilar que guarda el mal olor del sudor.

• Evitar comer alimentos condimentados y de olor penetrante como ajo y cebolla ayuda a disminuir en mucho el mal olor corporal del sudor.

• El baño diario es imprescindible para ayudar al cuerpo a eliminar más fácilmente las células muertas y a abrir los poros para desechar las toxinas a través del sudor. Las axilas se tallarán con una toalla facial con jabón.

• El tomar un baño de tina al que se le ha añadido de media a una taza de vinagre blanco o de manzana, es gran auxiliar para disminuir la sudoración:

• Preparar en un frasco 1 taza de vinagre de sidra de manzana mezclado con aceite esencial de limón o de lavanda, y utilizarlo en una botella atomizadora para aplicarse bajo las axilas y dejar secar al aire, es un buen inhibidor del sudor.

• El uso de prendas holgadas de fibras naturales como el algodón o el lino ayuda a que el sudor se evapore antes de llegar a empapar la ropa.

• El beber una o dos tazas de té de salvia ayuda a disminuir la sudoración por la vitamina B y el magnesio que aporta.

Desodorante y Antitranspirante
¼ de taza de bicarbonato de sodio
¼ de taza de maicena
6 a 8 cucharadas de aceite de coco
5 a 6 gotas de aceite esencial aroma preferido
Se mezcla el bicarbonato con la maicena y se revuelve con los aceites hasta formar una pasta ligera que se aplica en una pequeñísima cantidad como desodorante.