Pruebe la Cura del Ajo Asado

Sabemos que el consumo de ajo es benéfico para la salud y se recomienda tanto como remedio casero para bajar la alta presión arterial, para disminuir los problemas circulatorios, mejorar la inflamación procedente de la artritis, como potente antibiótico natural en caso de infecciones de todo tipo y para muchísimas afecciones más. No es casualidad que el ajo sea reconocido como uno de los más importantes agentes medicinales de la naturaleza.

Ahora deseamos mencionar otros beneficios del consumo del ajo asado, entre ellos su acción desinflamante del vientre y para la retención de líquidos, basados en la acción que desarrolla a partir de su ingesta, hora por hora:

El ajo además de ser utilizado como multi-remedio casero, cuando se consume, aún después de 24 horas, nuestro cuerpo sigue reaccionando a sus componentes químicos. Este poderoso alimento se utiliza con éxito en las dietas para adelgazar:

En la primera hora, el ajo se asimila y se aprovechan sus nutrientes para el cuerpo.

De la segunda a la cuarta hora después de su consumo, el organismo comienza a aprovechar los antioxidantes presentes en su estructura molecular, para luchar contra los radicales libres y a combatir las células cancerígenas presentes en ese momento en el cuerpo.

De la cuarta a la sexta hora, el organismo comienza a activar su metabolismo para regular los niveles de líquidos en los tejidos y quemar el exceso de grasa.

De la hora sexta a la séptima, las propiedades antibacterianas del ajo, están circulando en la sangre y ejercen su función antibiótica contra las bacterias, virus y otro tipo de gérmenes o parásitos presentes en el organismo.

De la hora sexta a la décima, también los nutrientes que provee el ajo trabajan en las células y mantienen protección contra los efectos nocivos de los radicales libres provenientes de la acción del oxígeno.

Desde la primera hora, luego de ser digerido y durante las siguientes 24 horas, el ajo inicia en el cuerpo un proceso único de depuración profunda que incluye los siguientes procesos:

Regular los niveles de colesterol.
Limpia las arterias y protege el cuerpo de problemas cardíacos.
Reduce la presión sanguínea y normaliza la hipertensión.
Aumenta las defensas naturales del cuerpo fortalece el sistema inmunológico.
En el proceso de depuración ayuda a eliminar los metales pesados acumulados en los tejidos.
Fortalece y mejora la salud de los huesos.
Por su alto contenido nutritivo, el ajo aporta energía y ayuda a eliminar la fatiga.
Mejora la capacidad muscular.
Ayuda a alargar la vida de las células.

El ajo asado se prepara colocando una o varias cabezas de ajo en el horno y se deja hasta que estén tiernos. También se puede hacer este asado en una sartén gruesa con tapa y se colocan los ajos a fuego muy bajo durante una hora para conseguir el mismo resultado. Puede usarse también la olla de cocimiento lento en temperatura baja.

El día que se destine a hacer la cura del ajo asado, se consumirán solo alimentos frescos como frutas y verduras ya sea crudas o al vapor, además de seis dientes de ajo asado. Se debe consumir un vaso de agua cada hora u hora y media para ayudarle al cuerpo a eliminar la grasa, líquidos y desechos acumulados.

Para conseguir óptimos resultados, se evitará el consumo de dulces, azúcares y harinas así como de alimentos chatarra o productos industrializados.

Se recomienda también que durante esta cura, se escoja un día en que no se tengan actividades sociales, descansar y darle al cuerpo la oportunidad de hacer un trabajo de depuración profundo, ir al baño cuantas veces sea necesario.

La cura del ajo puede realizarse una vez cada mes para mantener una salud óptima.