Ajos y Cebollas

0
44

Tanto el ajo como la cebolla durante siglos han sido reconocidos por sus propiedades nutricionales y medicinales.  Su uso se aprecia porque aumentan las secreciones digestivas, promueven el metabolismo de las grasas y son auxiliares para la desintoxicación del hígado.  Y aunque tienen propiedades similares, el ajo es mucho más potente que la cebolla.   Ambos se pueden comer crudos.  Y en conjunto, ayudan a madurar abscesos, aliviar los accesos de asma, atenúan la ateroesclerosis, la tos, la diabetes y los trastornos digestivos.

El aceite de ajo cura dolor de oídos, hemorroides, alta presión sanguínea, colesterol elevado, inflamaciones e infestaciones parasitarias.

Dosis:

Comer como ensalada media cebolla cruda picada, añada jugo de limón y miel para remediar el asma o media cucharadita de cebolla en polvo dos veces al día disuelta en alguna bebida.

Como medicina, se recomienda comer uno o dos dientes de ajo crudos dos veces al día para todos los demás padecimientos, incluídos en los casos de infecciones digestivas, respiratorias, urinarias, de piel, etc.  El ajo puede consumirse también en forma de cápsulas.

Precaución:  El ajo y la cebolla no deben usarse por personas con problemas de vesícula o piedras en los riñones porque su acción podría aumentar el dolor en esos casos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here