Revista Mundo Natural
 
 

Cómo Hacer Vinagre de Manzana en Casa


foto


Con un poco de paciencia y dedicación, podemos elaborar en casa un buen vinagre de manzana. Solo se requieren manzanas, agua y un frasco de buen tamaño.

Ingredientes:
Manzanas dulces, sanas sin golpes, magulladuras o podredumbre.

Elaboración
Se extrae el jugo de la pulpa de las manzanas en un extractor, cuidando que no tengan piel, rabo ni corazón.

Mosto
Para elaborar el mosto, se pone un litro de jugo de manzana dentro de un frasco de cristal de boca ancha llenándolo hasta la mitad aproximadamente para permitir la fermentación. Se tapa con un plástico o celofán para impedir que entre oxígeno, pero que permita que los gases de la fermentación puedan expandirse.

Se coloca el frasco en un lugar oscuro (adentro de una alacena) durante 4 a 6 semanas a una temperatura que oscile entre 18 a 20 °C, añadiendo unos trocitos de manzana con cáscara para acelerar la fermentación.

La fermentación dependerá del dulzor de la fruta, así, si las manzanas son ácidas deberá añadirse un poco de azúcar (una cucharadita), recuerde que entre más azúcar, mayor graduación alcohólica.

Eliminación del Mosto
Después de las 4 o 6 semanas de fermentación, se trasvasa el líquido a otro recipiente, cuidando que no se pase el poso del fondo (asientos). Este poso es el que nos indica que el mosto ya está listo y este se desecha. Los trocitos de manzana se salvan para trasladarlos al líquido.

Conversión del Mosto en Vinagre
Ahora que ya tenemos nuestro mosto en otro recipiene, lo colocaremos en un lugar cálido, ya sea cerca de la estufa o radiador, o en una ventana donde le de el sol, durante tres días, en completo reposo y bien cubierto con un paño limpio.

Después de estos tres días, se traslada a un lugar obscuro, y se mantiene el recipiente a unos 20°C constantemente, deben evitarse los cambios bruscos de temperatura y la exposición a la luz directa, se revuelve un poco el vinagre para que se oxigene (una vez al día) cuidando que no se rompa ni se sumerja la capa de nata que aparece en la superficie para que no mueran las bacterias de la fermentación que la conforman.

El proceso de conversión del mosto en vinagre, se lleva entre uno y dos meses, recordando que a mayor cantidad de oxígeno, más rápido se fabricará el vinagre.

Cuando ya se convirtió en vinagre, se filtra y se embotella en recipientes de vidrio obscuro para que la luz solar no lo estropee. El vinagre resultante es vinagre de manzana puro sin refinar y sin químicos, con todas sus propiedades medicinales.

Al ser este vinagre natural si conservadores, debe mantenerse refrigerado. Si no se refrigera, le aparece en la superficie una telilla que parece seda, que no significa que se haya echado a perder pero no es agradable a la vista y dificulta su aprovechamiento.

Los trocitos de manzana con cáscara que se depositaron al principio, se habrán convertido en “madres” que nos servirán para la siguiente fermentación.

Observaciones:
Si quedó demasiado “fuerte”, indica que el grado de alcohol es demasiado alta. La próxima vez, pondremos menos azúcar al jugo para hacer el mosto o diluir el mosto a partes iguales con agua. Se sugiere anotar cuidadosamente las cantidades de manzana, jugo, azúcar, temperaturas, etc., para poder repetir o modificar alguna parte del proceso.

USOS DEL VINAGRE DE MANZANA

• Agregándole un poco a los frijoles, éstos se hacen más digestivos.
• Añadiéndolo en nuestras comidas, favorecemos la regeneración de la flora intestinal, mejoramos la digestión facilitando la absorción de nutrientes y reforzamos nuestro sistema inmunológico.
• Con dos cucharadas de vinagre diluidas en medio vaso de agua podemos hacer desaparecer la acidez estomacal y algunos problemas digestivos.
• Con esa misma dosis tres veces al día combatimos los calambres, que se producen por falta de potasio.
• Añadiéndole a esas dos cucharadas de vinagre en medio vaso de agua una pizca de bicarbonato y haciendo gárgaras dos veces al día durante 2 o 3 dias se elimina la laringitis, el dolor de garganta, la afonía o la tos; las bacterias que provocan las enfermedades de garganta no soportan un medio ácido como el vinagre.
• En enjuagues bucales, el vinagre alivia las llagas y los hongos en la boca, y reduce la formación de sarro.
• Para los hematomas, se aplica directamente sobre ellos una compresa empapada en vinagre de manzana.
• Para el insomnio, medio vaso de agua templada con 2 cucharadas de vinagre de manzana y 1 cucharada de miel de azahar. Lo tomamos antes de acostarnos.
• Y para las várices, si empapamos en vinagre unas vendas y las metemos en el refrigerador, por la noche nos las podremos colocar en las piernas notando su efecto desinflamante muy rápidamente.
Comenta este artículo:


 
 
Suscribase a la Edicion Digital por solo $20 USD!








Suscribase a la Revista Mundo Natural $ 360 Pesos a la Republica Mexicana.
Envío Incluído.


Opciones


por 1 año (12 ejemplares).
a los Estados Unidos $ 50 USD.
Envío Incluído.



Preguntas antes de ordenar?

acento.com.mx


Mundo Editorial Derechos Reservados 2014
Sitio Desarrollado por noticias de Chihuahua
Mapa del sitio | Lista de Articulos